Llámanos gratis al:  900 53 56 89

Lectura real y lectura estimada

Aunque todos alguna vez hemos oído hablar de que la factura de la luz este mes es estimada o es real, quizás no sepamos el por qué ocurre todo esto y también cómo poder solucionarlo para no tener “sorpresas”a la hora de recibir quizás una factura más alta de lo que desable.

Las empresas encargadas de realizar las lecturas de los contadores son las llamadas Distribuidoras de electricidad, que en España son las grandes eléctricas. No son las que emiten la factura finalmente, estas son como Gana Energía, las comercializadoras. Aparte de leer contadores como hemos explicado en el blog en otras ocasiones, son las encargadas en definitiva de mantener operativos y funcionando la red eléctrica y una buena parte del coste de la factura va directamente a ellas.

Una lectura, por lo menos una vez cada 2 meses.

Lo que ocurre a veces es que simplemente no se cumple. Siempre alegarán que no han podido acceder tomar lectura, a veces es verdad, a veces simplemente no lo hacen y se ahorran una lectura. Esto puede ser un problema en forma de sorpresa desagradable ya que aquí empiezan los líos.

Todas las comercializadoras, incluídas la nuestra, podemos en un momento determinado, si no tenemos acceso a lecturas reales ( sólo nos la puede facilitar la distribuidora) , estimar como mejor podamos el consumo, normalmente se toma como referencia de consumo el mismo periodo del año anterior por pensar que el consumo puede ser similar.

Sin embargo todos podemos entender que no siempre se cumple. Puede ser que hayamos elevado mucho el consumo con respecto el año anterior y la factura que recibamos estimada sea mas baja de lo real, o al revés. En los primeros casos al principio nos quedamos sorprendidos gratamente de lo “poco consumido” ( no es real), a pesar del alto uso.

El cabreo al recibir una factura desorbitada a pesar de haber gastado “lo normal”.

La forma más eficaz de intentar eliminar este problema si vemos que nos ocurre, es poder facilitarle a la comercializadora, por ejemplo a nosotros, la lectura de tu contador. Así podemos facturar la cifra que nos digas y eliminar sopresas desagradables. Lógicamente tarde o temprano recibiremos la lectura real de la distribuidora que en última instancia servirá para ajustar la factura final.

Por último indicar que estas situaciones de lecturas estimadas, sorpresas y líos desagradables tienen los días contados. La instalación de los contadores inteligentes y la telemedía va siendo una realidad en España y eso provocará que las lecturas siempre sean reales, mensuales y exactas.

De momento lo mejor es colaborar con la empresa comercializadora porque sabemos que la empresa distribuidora encargada de la lectura no siempre la hace real, sino estimada.