Historia del coche eléctrico

 Historia del coche eléctrico: hace 100 años dominaban

Hoy desarrollamos una noticia curiosa que hemos encontrado relacionada con los vehículos eléctricos, algo que se está intentando extender en los últimos años. Puede parecer que este tipo de coches que podemos ver en muchas ciudades españolas, es una invención moderna, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, en 1880, hace más de un siglo y cuarto, había diez coches por cada uno de gasolina. Sin duda una proporción que ahora resulta totalmente impensable.

En los inicios, mucho más útiles

Estos coches eran mucho más simples que los de gasolina. Tenían un sistema de arranque rápido respecto a los de combustible, ya que estos últimos requerían el uso de una manivela y cambiar de marcha de forma muy rudimentaria.

El motivo por el que la tendencia cambió radicalmente y la fabricación de vehículos se centró casi exclusivamente en los de gasolina era porque éstos tenían una mayor autonomía, además del abaratamiento de este combustible fósil. Pero ya había voces, incluso en esos años, que decían que como incrementáramos las emisiones de CO2 mediante la gasolina de los coches, en unos cientos de años podríamos elevar la temperatura del planeta.

También influyó mucho, según comentan en la web de La Sexta, la producción en cadena del Ford T, de gasolina. Se extendió, por tanto, el uso de este tipo de vehículos y se creó un prototipo para otras marcas. Además, estos coches ya empezaron a disponer de motor de arranque en 1912. Quedó en un muy segundo plano la producción de coches eléctricos, más aún con la llegada de la I Guerra Mundial.

Sin rastro hasta la década de 1960

Los coches eléctricos prácticamente desaparecieron hasta mediados de la década de 1960 y principios de los 70, cuando, principalmente por motivos ecológicos, empezaron a aparecer nuevos modelos en el sector industrial, especialmente.

Además, la crisis del petróleo que se sintió con fuerzas a principios de la década de 1970, volvió a poner en primera plana la posibilidad de cambiar a un modelo de vehículos que funcionaran con algo diferente a los combustibles fósiles: la electricidad. Aun así, este cambio no se introdujo y no fue hasta la década de 1990 cuando empezaron a fabricar realmente vehículos de motor eléctrico.

Presente y futuro

De esos años a nuestros días el uso ha variado poco. Es cierto que en los últimos años se ha incrementado el uso de coches eléctricos, pero su cuota de mercado es mínima. Por ejemplo en Alemania, sin duda un referente en la producción de coches en Europa, representa en 2016 el 1% del total. Evidentemente es una cifra, sobre el papel, muy pequeña, pero si lo comparamos con el caso español, por ejemplo, estos datos no son tan malos: en nuestro país la cuota no llega en la actualidad al 0,3% del total.

En un futuro no demasiado lejano, según las tendencias y todos los indicadores que manejan los diferentes gobiernos, el uso de coches eléctricos predominará el mercado. Falta, sobre todo, mejorar temas de autonomía y especialmente de puntos de carga. 



¿Quieres conocernos? Te llamamos

¿Quieres conocernos? Te llamamos

 

 

Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que se realiza de nuestra Web con la finalidad de mejorar nuestros servicios y contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar su configuración. Ver Política de cookies