Discriminación horaria

 ¿En qué consiste la discriminación horaria?

La semana pasada publicamos un artículo donde contábamos cinco trucos muy interesantes que nos ofrece OCU para ahorrar energía y ahorrar dinero en la factura. En esta ocasión vamos a explicar, de forma más extensa, una de las opciones más importantes que tenemos para ahorrar dinero en nuestra factura, pero sin embargo una de las que menos conocimiento suelen tener los usuarios: la discriminación horaria.

Qué es la discriminación horaria

Lo primero que debemos saber es en qué consiste la discriminación horaria. Básicamente es elegir que nuestra tarifa de luz tenga en cuenta el momento del día en el que hacemos uso de la electricidad. El objetivo de los usuarios sería el reducir el consumo en el horario donde cuesta más la electricidad, mientras que en la parte del día más económica, intentar concentrar el mayor consumo.

El día se divide en dos partes: horario valle y horario punta. El primero es el más económico y comprende el tiempo entre las 22:00 y las 12:00h, en invierno, y las 23:00 y las 13:00h, en verano. Mientras que el segundo es el resto del día, por lo que hay más tiempo de tarifa reducida (14 horas) que de tarifa normal (10 horas).

Uno de los requisitos principales es que al menos el 30% de lo que consumimos se produzca en el consumo valle. Mucha gente puede llegar a pensar que si optan por la discriminación horaria tendrán que poner la lavadora por la noche, por ejemplo. Pero para nada es necesario. Simplemente con el uso del frigorífico, que es uno de los aparatos que más consumen como vimos en otro artículo, ya acumularía, por sí mismo, un 18% de media. Según recoge OCU, los hogares que no tienen contratada esta tarifa suelen consumir el 50% en horario valle.

Únicamente un 5% de los usuarios tienen contratada la tarifa de discriminación horaria, por lo que hablamos de una gran multitud de usuarios que podrían estar beneficiándose de unos 70€ de media al año.

Cambio sencillo

El cambio es muy sencillo, aunque depende de la instalación que tengamos. Si nuestra vivienda es nueva y dispone de un nuevo contador, no tendremos que hacer prácticamente nada. Si por el contrario disponemos de un contador antiguo, deben de colocarnos el nuevo que tendría un coste de unos 11€, por lo que se amortiza en poco tiempo con el ahorro.

Podría haber casos en el que la instalación eléctrica sea más antigua y requiera de algunos pequeños ajustes que podrían encarecer más el precio. Aun así, se puede amortizar fácilmente.

El funcionamiento de esta tarifa y la razón por la que en el periodo valle es más barato, es sencillo. En estas horas se paga menos en concepto de peajes, por lo que el precio del kWh es más barato, eso sí, a cambio de pagar más el resto del día. Pero, como hemos indicado, si consumimos al menos el 30% en el tiempo reducido, ya nos sale rentable. 



¿Quieres conocernos? Te llamamos

¿Quieres conocernos? Te llamamos

 

 

Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que se realiza de nuestra Web con la finalidad de mejorar nuestros servicios y contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar su configuración. Ver Política de cookies