Punto de carga coche eléctrico

 Situación de los coches eléctricos en España

Los coches eléctricos son el futuro

Los coches eléctricos son el futuro y no tan lejano como podamos pensar. Recientemente publicamos un artículo donde hablábamos un poco de la historia de este tipo de vehículo. Hoy tenemos muy presente el problema de contaminación que está viviendo Madrid y la prohibición de entrar más allá de la M-30 a la mitad de los coches (matrículas pares en este caso). Vuelve a salir en primera plana el uso de coches eléctricos y hemos querido hablar de la situación actual en España.

Lo que ocurre en ciudades como Madrid, que perfectamente puede extenderse a otras grandes poblaciones españolas como Barcelona, Sevilla o Valencia, hace que sea imprescindible disponer de alternativas diferentes a la gasolina o diésel. Ahí es donde entra en juego los coches eléctricos (incluso los híbridos). Sin embargo, su uso en España está muy lejos de lo deseado.

España a la cabeza en producción, no en uso

Nuestro país es el primer fabricante de coches eléctricos en Europa con un total de cinco modelos. Sin embargo, según datos de 2015 que hemos podido leer en Expansión, las ventas hasta agosto no habían supuesto más que el 0,08% del total… Una cifra muy baja. Aun así, como hemos indicado, estamos a la cabeza del Viejo Continente en fabricación de vehículos eléctricos, con más de 30.000 vehículos fabricados, pero solamente unos 4000 están circulando por nuestras carreteras.

Principalmente estos vehículos eléctricos y producidos en nuestro país van destinados a la exportación a países escandinavos y centroeuropeos. En cualquier caso, aunque muy lejos de la cabeza, España se encuentra en el undécimo puesto de países de la Unión Europea. Noruega, que paradójicamente tiene más reservas de petróleo que toda la Unión Europea junta, es sin duda el país europeo con una mayor penetración de los coches eléctricos, con una cuota de mercado que ronda el 23% del total.

Muy lejos se encuentra el segundo país en la lista, Países Bajos, con un 3% de esta cuota. Les sigue Suecia con un 1,6%. Sin duda estos datos hacen aún más llamativas las cifras del país noruego. Francia es uno de los países que más está aumentando la cuota de este tipo de vehículos y el año pasado aumentó un 64% su uso. Precisamente en París llevan tiempo tomando medidas similares a las que vemos en Madrid en la actualidad.

En España, sumando las ventas de coches eléctricos y los híbridos, representan el 2% del total (unas 20.000 unidades vendidas el año pasado). Esto supone que el 62,9% de los coches vendidos en nuestro país son diésel, el 35,1% gasolina y el resto, un 2%, híbridos o eléctricos. Por tanto podemos afirmar que estamos muy lejos del objetivo que nuestros políticos tenían previstos: que en 2014 circularan un millón de coches eléctricos en España.

Dificultades para utilizar coches eléctricos

Entre las dificultades para que la gente opte por comprar un coche eléctrico podemos encontrar muchas. Las más destacadas y conocidas por todos están relacionadas con su autonomía, el elevado precio y la dificultad para recargarlos.

Su batería, en general, está hecha para que no alcance los 250km de autonomía. Esto sin duda es un problema muy grande. Quizás haya usuarios que únicamente utilicen el vehículo para andar por ciudad. Pero para una persona que tenga que hacer largos trayectos, es un impedimento grande. Por ejemplo para recorrer la distancia entre Cáceres y Madrid (300km) no se podría realizar sin recargar el coche.

El segundo problema va un poco encaminado a lo mismo: su autonomía y la carga. Son muy escasos los puntos donde podemos recargar este tipo de vehículos. En Madrid, según datos de este año, hay apenas 200 puntos de carga. Si ya resulta complicado en la capital de España, mucho más, incluso imposible, hacerlo en mitad de una autovía camino a regiones o ciudades menos pobladas.

El tercer problema, aunque este último podría ser menor, es el precio. Los coches eléctricos, en su versión básica, están en torno a los 20.000€. Estamos hablando de al menos 5.000€ más que un coche similar que funcione con diésel o gasolina. Es cierto que ese dinero podría amortizarse a la larga, pero de primeras puede echar para atrás al consumidor.

Las medidas de estímulo por parte de los gobiernos, tanto en España como en países de nuestro entorno, están presentes y son reales. Pero seguramente, en vistas a los datos, no son suficientes para incentivar esta transición al uso de vehículos eléctricos.

No hay duda de que si seguimos con este ritmo de matriculaciones y uso de coches en nuestras ciudades, las medidas que estamos viendo en Madrid estos días van a estar cada vez más presentes. Por tanto, la tendencia es que tarde o temprano el peso de los coches eléctricos representen una gran parte del total de coches.  



¿Quieres conocernos? Te llamamos

¿Quieres conocernos? Te llamamos

 

 

Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que se realiza de nuestra Web con la finalidad de mejorar nuestros servicios y contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar su configuración. Ver Política de cookies