Tonalidades de colores bombillas

 ¿Qué tonalidad de luz elegir en nuestras bombillas?

Elegir una buena bombilla es muy importante. No hablamos únicamente del hecho de adquirir aquellas que nos ayuden a ahorrar electricidad y por tanto unos euros en la factura. Sino también el disponer de las que iluminen mejor y, sobre todo, se integren perfectamente para lo que las necesitemos. En otros artículos hablamos de las bombillas LED y su ahorro real, mientras que recientemente escribíamos sobre algunos consejos para iluminar la zona de trabajo o estudio y ayudar así a nuestra vista.

Diferentes tonalidades de luz

En esta ocasión vamos a diferenciar los diferentes colores de la luz. Como sabemos, lo general es que tengamos luz blanca y luz con una tonalidad amarillenta. Además, existen diferentes grados de cada una y no actúan del mismo modo en cada zona de nuestra casa. Es por ello que debemos colocarlas correctamente en el lugar que le corresponde.

De forma resumida podríamos decir que la luz blanca fría es idónea para colocarla en lugares donde se requiere de una luz blanca y fuerte, que ilumine lo máximo posible una zona. Esto puede ser, por ejemplo, un garaje o un trastero. Lo normal es que busquemos iluminar con una única bombilla.

La luz blanca pura está indicada para usar en los cuartos de baño, una cocina o un lugar de trabajo. Sirve, en general, para iluminar una zona muy concreta. Ayuda a resaltar ciertos de talles decorativos y justo lo que estamos iluminando.

En tercer lugar tenemos la luz con tonos amarillos o blanco cálido. En general es la más utilizada en las casas. Las habitaciones, salones… Suelen estar iluminados por este tipo de bombillas. Es un tipo de luz más de ambiente.

¿Cómo saber el color de una bombilla?

Cuando vayamos a comprar una bombilla, es posible que nos venga indicado el tipo de luz que da. Pero si esto no fuera así, vendrá indicado en grados Kelvin. Es una escala en la que podemos saber la tonalidad que tendrá. Si el número está en torno a los 3000K, la luz será blanca cálida. Por otra parte, si la escala está cercana a los 4500K, el color será blanco puro. Por último, sobre los 5800K tenemos el blanco frío.

Cada usuario, teniendo presente las mediciones gracias a la escala de Kelvin, podrá comprar la bombilla que mejor se adapte al lugar donde van a ser utilizadas.  



¿Quieres conocernos? Te llamamos

¿Quieres conocernos? Te llamamos

 

 

Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que se realiza de nuestra Web con la finalidad de mejorar nuestros servicios y contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar su configuración. Ver Política de cookies