Instalación monofásica y trifásica, ¿cuál me conviene?

 

 

Instalación monofásica

 

Significa que tiene una única fase con una única corriente alterna. Su tensión normalizada se establece en 230V (voltios), con una potencia máxima de 14,49kW habiendo todavía muchas instalaciones (no normalizadas) con 220V de tensión siendo la potencia máxima contratada de 13,86kW.

 

La monofásica es la instalación habitual en la mayoría de viviendas, puesto que sale un poco más económica y es más fácil controlar el uso de la potencia, ya que al haber una sola fase, la potencia se distribuye entre todos los electrodomésticos y aparatos por igual. Para medir cuántos aparatos podemos usar al mismo tiempo es tan sencillo como sumar la potencia que necesita cada uno para funcionar (suele indicarlo en las instrucciones y a veces en el propio aparato), independientemente de en qué lugar de la casa esté conectado.

 

Por ejemplo, si tenemos 5,75kW de potencia contratada, en una instalación monofásica solamente saltaría el ICP en el caso de que la suma de todos los aparatos que estemos usando de forma simultánea sobrepasara dicha potencia; p.e. aire acondicionado (2kW), Vitrocerámica (1,5kW), Lavadora (1,5kW), Secadora (2kW). 

 

Instalación trifásica

 

Las instalaciones trifásicas constan de tres corrientes alternas que dividen la potencia en tres fases diferentes y ese es el principal inconveniente para un domicilio, ya que pueden saltar el ICP con más facilidad, ya no por sobrepasar la potencia total, sino por sobrepasar la potencia de una sola fase. Su tensión normalizada está establecida en 400V, aunque todavía quedan instalaciones por actualizar cuya tensión es de 380V.

 

Si el punto de suministro tiene más de 15kW de potencia contratada, (empresas e industrias sobre todo) la instalación será trifásica obligatoriamente y constará de 3 periodos. (Ver 3.0A)

 

Como contras, para un domicilio destacamos también que el precio del alquiler de un contador trifásico es más elevado que el de un contador monofásico y que hay menos tramos de potencia para elegir, además de que siempre necesitaremos tener más potencia contratada que con una instalación monofásica. 

 

¿Cómo saber si mi instalación es trifásica o monofásica?

 

Puede saberlo de estas dos formas:

 

1. Mirando el ICP (si todavía lo tenemos), si tiene un dispositivo doble será monofásica y si tiene un dispositivo triple o superior, será trifásica.

 

file DH601fVMAS

 

2. Mirando en su factura o contrato la potencia contratada:

 

potencia normalizada

 

¿Puedo cambiar de trifásica a monofásica?

 

Sí, es posible cambiar, pero el cambio conllevaría un coste elevado; habría que contactar con un electricista homologado que realizará el cambio de la instalación y un nuevo boletín eléctrico, que tendremos que facilitar a la distribuidora para que nos cambien el contador. El coste puede rondar entre 350€ y 500€



¿Quieres conocernos? Te llamamos

¿Quieres conocernos? Te llamamos

 

 

Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que se realiza de nuestra Web con la finalidad de mejorar nuestros servicios y contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar su configuración. Ver Política de cookies