Cómo Ahorrar Electricidad con un Termo Eléctrico

5/5 - (21 votos)

¿Tienes un termo eléctrico en casa? Hace poco, en Gana Energía analizamos si era mejor elegir un calentador a gas o un termo eléctrico. En este artículo, queremos contarte cómo ahorrar electricidad con un termo eléctrico. Además, compartimos contigo todas las claves sobre el consumo eléctrico de este electrodoméstico tan importante.

En este artículo, te vamos a dar unos consejos para ahorrar luz con el termo eléctrico que puedes completar con nuestros tips para ahorrar en la factura de la luz. ¡Empezamos!

Diferencia entre termo eléctrico y calentador de agua

Para empezar, es importante que tengas claro que para calentar el agua en nuestras casas, es necesario tener un calentador o un termo eléctrico.

Un calentador de agua es un depósito cerrado en el cual se calienta el agua mediante la combustión de gas. Con el agua caliente, el calentador realiza una serie de procesos que permiten, por ejemplo, calentar los radiadores.

Un termo eléctrico, en cambio, proporciona agua caliente sanitaria en hogares y negocios calentando el agua fría a través de la resistencia eléctrica que hay en su interior.

Cuando el agua de su interior alcanza la temperatura marcada, el termo apaga la resistencia para no consumir energía y acumular el agua caliente hasta su uso. No obstante, si detecta que la temperatura del agua almacenada baja, vuelve a activarse para calentar la resistencia.

¿Cuánto consume un termo eléctrico?

El consumo de un termo eléctrico varía entre 400 y 3.000 kWh/año. Puedes hacerte una idea de cuánto gasta un termo eléctrico gracias a la etiqueta de eficiencia energética.

Este consumo es aproximado, ya que no todo el mundo hace el mismo uso del termo eléctrico. Pero puedes hacerte una idea con la siguiente tabla de consumo del termo eléctrico:

Consumo Termo Eléctrico

¿Cómo se calcula el consumo de un termo eléctrico en kWh?

Para calcular cuánto gasta un termo eléctrico tienes que conocer la potencia y el tiempo de calentamiento. A continuación, te mostramos los pasos a seguir:

  1. Pasar la potencia en kilovatios (kW): en el caso de tenerla en vatios (W), solamente tienes que dividir la cifra entre 1.000 para obtenerla en kilovatios (kW).
  2. Calcular el tiempo de calentamiento en horas: para ello, puedes utilizar un convertidor de minutos a horas.
  3. Multiplicar la potencia (en kilovatios) por el tiempo (en horas): así obtendrás el consumo de un termo en unidades de kWh.

Por ejemplo, si tienes una potencia de 1,5 kW y lo multiplicas por un tiempo de calentamiento de 1,5 horas, tendremos un consumo eléctrico del termo de 2,250 kWh.

Cómo ahorrar con un termo eléctrico

El consumo energético de un termo eléctrico depende de varios factores. Por ejemplo, del precio de la electricidad, de las horas que lo utilices, etc. Por esta razón, te vamos a enseñar algunos trucos y consejos para ahorrar:

  1. Instalar perlizadores en los grifos de casa: un perlizador es un dispositivo que mezcla el agua con el aire, incluso cuando hay baja presión, permitiendo que salgan las gotas de agua en forma de “perlas”. El perlizador te permite sustituir los filtros habituales de los grifos y evita la sensación de pérdida de caudal al abrir menos el grifo. Este sistema te permite reducir entre un 40 y un 60% el caudal de agua.
  2. Añadir un temporizador en tu termo eléctrico: si quieres ahorrar energía con un termo eléctrico, es conveniente encenderlo solamente cuando lo vayas a necesitar. Para ello puedes instalar un temporizador para programar el termo eléctrico cuando vayas  a utilizarlo.
  3. Ajusta la temperatura del termostato a 45ºC: por defecto la temperatura habitual en los termos eléctricos ronda los 60ºC, pero una temperatura de 45ºC es más que suficiente.
  4. Aislamiento térmico: los termos eléctricos más modernos están equipados con sistemas de aislamiento que ayudan a ahorrar energía al no necesitar volver a calentar el agua para mantenerla a una misma temperatura. En el caso de no tener uno así, es importante situarlo donde cuente con un buen aislamiento.
  5. Evita apagar y encender el termo: es fácil pensar en apagar el termo eléctrico para ahorrar. Pero apagarlo y encenderlo repetidamente provocará un mayor consumo. A no ser que abandones el hogar por un período de tiempo, lo mejor es tener un temporizador.
  6. Contratar una tarifa de luz con discriminación horaria: tu factura de luz se verá reducida considerablemente si utilizas el termo eléctrico en los tramos horarios más baratos. Para ello, es conveniente tener una tarifa con discriminación horaria.

Como puedes observar, ahorrar electricidad con un termo eléctrico es posible. En Gana Energía, como comercializadora de luz barata, nos preocupamos por hacer que ahorres en tu factura de la luz con las mejores tarifas de luz y con los mejores hábitos de consumo.

Si quieres saber la mejor tarifa de luz con discriminación horaria para ahorrar con un termo eléctrico, puedes llamar al 900 293 264 para que te asesoremos y ayudemos a elegir la tarifa de luz adecuada. Si tienes dudas, también tienes a tu disposición un simulador de factura de luz.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para saber los mejores consejos para ahorrar electricidad con un termo eléctrico. Si necesitas resolver más dudas sobre cualquier otro tema, no dudes en visitar nuestro blog.

Deja un comentario