Cómo la tecnología está dando forma al sector de las energías renovables

La transición energética hacia un modelo más limpio y sostenible avanza de la mano de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos.

Desde la gestión, pasando por la eficiencia, las redes de distribución, el coste de producción y lo más importante para Gana Energía, el precio final para el usuario.

Desde nuestro acometido por comercializar energía producida de manera equilibrada, segura, con accesibilidad, competitiva y respetuosa con el medio ambiente implica un desafío al que debemos enfrentarnos mediante modelos disruptivos.

Aquí entra la tecnología en juego. ¿Por qué?

La tecnología podría o ya puede cambiar la forma de distribución en lo que conocemos respecto al almacenaje de la energía hoy en día.

Esto incluye las baterías o generadores, la tecnología BlockChainy los medidores inteligentes (InternetofThings) conectados a redes inteligentes.

Instituciones como la American LO3 TransActiveGrid y el Australian Power Ledger comprenden el potencial comercial que el Blockchain hará en el futuro cercano.

Permitirá rastrear cada unidad de electricidad desde el punto de generación hasta el punto de consumo utilizando la red local de distribución de electricidad.

En definitiva, esta potente tecnología combina una transacción de energía rastreada con una transacción financiera, haciendo que el proceso sea más simple y seguro.

Desde nuestro sector y más concretamente para nosotros; una empresa que nos regimos por ser una startup innovadora que apuesta únicamente por energías 100 % renovables, se espera un gran impacto con importantes e infinitas aplicaciones.

¿Cuándo es el momento?

Ahora. Según la Agencia Internacional de la Energía (IEA), en su estudio World Energy Outlook de 2017, el consumo de energía en el mundo se incrementará casi un 32% entre 2013 y 2040. Como consecuencia de la incorporación de los países emergentes al consumo de bienes y servicios por lo que será necesaria la optimización de las fuentes de energía actuales, así como el desarrollo de nuevas tecnologías.

Uno de los desafíos que durante años se ha estado investigando es el almacenaje de excedente de energía de manera eficiente y viable para todos. Esto abre un gran camino para elevar a los consumidores directamente el papel de productores y, ¿por qué no? proveedores en la red de distribución de energía existente.

Pronto, el acoplamiento final de estas soluciones con redes inteligentes permitirá a los consumidores y distribuidores de energía trabajar en asociación, prediciendo el consumo máximo y los fenómenos naturales.

Por otra parte, el aumento de la competitividad en el mercado ha provocado que las compañías de internet y móvil ofrezcan cada día promociones más interesantes, con mejores servicios y a un menor precio, por lo que el usuario final puede tener ciertas dificultades en identificar cuál es la tarifa que más le conviene. Afortunadamente gracias a las nuevas tecnologías en internet, los consumidores pueden utilizar un comparador de fibra óptica, de la misma forma que hacen al comparar sus tarifas de energía.

Este tipo de herramienta también puede utilizarse para comparar tarifas de móviles, les permite confrontar las diferentes tarifas de las mejores compañías de internet y encontrar la que más se ajusta a sus necesidades. Desde su aparición, el comprador de fibra se ha convertido en algo casi imprescindible para que el consumidor final pueda lograr el precio final buscado.

La apuesta por la tecnología y la innovación está ayudando a romper las barreras aún existentes en la industria de la energía para que todos los que formamos parte de la cadena en el consumo de energía revisemos nuestro papel.

Tecnología e innovación seguirán siendo las claves fundamentales para la construcción de un nuevo modelo energético.

Sara Moreno, responsable de Comunicación y Marketing de Gana Energía