Consejos para ahorrar agua y electricidad al ducharnos

Ahorrar agua es fundamental para recortar nuestros gastos a fin de mes, pero también es una cuestión medioambiental. La mayoría de personas no se dan cuenta de la cantidad de agua que malgastan en su día a día. En este artículo, al igual que hicimos con la calefacción y consejos para gastar lo necesario sin derrochar, te damos las claves para ahorrar agua y electricidad al ducharte, ya que es cuando más litros de agua derrochamos. 

New call-to-action

Reduce tu factura de la luz ahorrando agua

Gran parte del agua consumida se produce al ducharnos. Según los expertos, alrededor del 70% del agua consumida en España se usa en el cuarto de baño. Al tirar de la cisterna, lavarnos las manos y por supuesto al ducharos. La ducha se lleva el 30% del gasto de agua en el hogar. Pero no solamente gastamos agua, sino que también gastamos electricidad, ya que muchos aparatos necesitan energía para calentar el agua. Por ello, un buen uso del baño supone un ahorro en la factura de agua y de luz.

Consejos prácticos para ahorrar agua y electricidad

En Gana Energía tenemos una conciencia firme de ahorro, especialmente si con ello ayudamos también al medio ambiente. Derrochar agua es un acto que por desgracia cometen la mayoría de personas en nuestro país. Se estima que en España se gastan unos 136 litros por persona al día, siendo uno de los 5 países con mayor consumo por habitante de la Unión Europea. A continuación, te damos los trucos para ahorrar agua y luz para que empieces ya a ponerlos en práctica:

Una ducha rápida

Si acortamos el tiempo de la ducha podemos reducir hasta 30 litros de agua. Se calcula que el tiempo medio que pasamos en la ducha es de 10 minutos. La OMS recomienda reducirlo a 5 minutos para realizar un consumo sostenible sin sobrepasar los 100 litros. Es muy importante no alargar la ducha más allá de lo necesario.

Mejor ducharse que bañarse

De media se gastan unos 100 litros de agua en una ducha generosa, frente a los 250 litros que se necesitan para darse un baño. Es una de las medidas básicas para ahorrar agua, ya que supone un ahorro de 150 litros.

Apagar el grifo cuando no sea necesario

Otro consejo es cerrar el grifo cuando no nos haga falta. Por ejemplo,  al enjabonarse el pelo o el cuerpo muchas personas dejan el agua caer. Gran error. Así estaremos derrochando una gran cantidad de agua que no necesitamos y también de energía, puesto que la caldera encendida sigue gastando electricidad. Este truco también sirve para el momento de afeitarse, al lavarse los dientes o cualquier otra acción en la que abramos el grifo más de la cuenta. Cada detalle cuenta y la suma de estos pequeños tiempos nos puede ayudar a ahorrar una buena cantidad de luz y agua al mes, y más aún al año.

Regula la temperatura del agua

En este caso, pasa exactamente igual que en las calefacciones: cada grado de más, el consumo aumenta notablemente. Es por ello, que conviene revisar la temperatura de nuestra caldera, ya que en ocasiones el agua está excesivamente caliente, y por tanto, estaremos consumiendo una energía innecesaria. 

Ducha eficiente

Otro de los momentos en los que perdemos una gran cantidad de agua es buscando la temperatura deseada. Se pierden más de 8 litros cuando buscamos la temperatura ideal para ducharnos. Existen sistemas como los grifos termostáticos que permiten prefijar la temperatura que queremos, o los sistemas eco-stop que detiene el consumo de agua y permiten restablecer el flujo con la misma temperatura. Además, en muchos hogares tienen una alcachofa en la ducha que gasta demasiada agua. También puedes instalar reductores de caudal, que permiten ahorrar alrededor del 50% del agua que gastamos. Este aparato mezcla el agua con aire reduciendo la cantidad de agua que emite, algo que no reduce el confort pero si la factura a fin de mes.

Potencia del grifo

Otro acto de ahorro muy sencillo: no abrir los grifos al máximo cuando no sea necesario. Por ejemplo, para lavar el cepillo de dientes o lavarse las manos no es necesario abrirlo por completo, ya que en este caso la mayoría del agua se derrocha sin necesidad. Con la ducha pasa lo mismo, si además de tener una dicha eficiente hacemos tenemos conciencia del ahorro y hacemos un uso inteligente de los grifos conseguiremos ahorrar una gran cantidad de agua y luz.

Revisa los aparatos de forma periódica 

No solo basta con sustituir tu vieja alcachofa de la ducha, sino que debes revisar por lo menos una vez al año que todo se encuentra en perfecto estado. Así evitas la aparición de posibles fugas y el gasto de hacer grandes reparaciones, se trata de sustituir poco a poco aquellos elementos que se vayan deteriorando con el paso del tiempo. 

Reutiliza el agua

Una forma de aprovechar el agua que nos sobra en la ducha es colocando un cubo o incluso una bolsa de plástico. El agua que recojas puedes aprovecharla, por ejemplo, para regar las plantas, lavar los platos o en el inodoro. Te sorprenderá la cantidad de agua que puedes aprovechar con este sencillo truco. 

¿Te han parecido útiles nuestros consejos de ahorro? Esperamos que te sirvan estos sencillos trucos para ahorrar luz y agua en casa.