Placas solares para aire acondicionado: ¿Es rentable?

Utilizar placas solares para el aire acondicionado es una técnica novedosa cada vez más utilizada. Las constantes subidas del precio de la energía unido al aumento de consumo eléctrico en los meses de verano hacen necesario buscar alternativas para conseguir ahorrar en la factura a fin de mes. En este artículo analizamos si es una buena opción o no tener un aire acondicionado solar:

New call-to-action

¿Qué son las placas solares para aire acondicionado?

Las placas solares para aire acondicionado normalmente son fotovoltaicas, se deben instalar en la parte exterior del edificio con la orientación adecuada para recibir la mayor cantidad de rayos de sol posible. El aire acondicionado se conecta directamente con los paneles solares mediante una instalación sencilla. Las horas en las que más se utiliza el aire acondicionado coinciden con las horas de mayor radiación solar. Es curioso que el mismo sol que genera el calor puede ser la solución para protegernos del mismo. Utilizar la energía solar para el funcionamiento del aire acondicionado tiene ventajas no solo a nivel medioambiental sino también en temas de ahorro en la factura de la luz. La instalación adecuada para tu vivienda o negocio depende directamente de las características del aparato de refrigeración. Las frigorías que tiene, las características de las placas, la potencia, el presupuesto, etc. 

¿Cómo funcionan los aires acondicionados solares?

Como su propio nombre indica los aires acondicionados solares funcionan con la energía del sol. Al no utilizar la corriente eléctrica para su funcionamiento, disminuye el coste de las facturas de la luz, al tiempo que se reducen las emisiones de CO2 vertidas a la atmósfera. Es una alternativa sostenible de climatización. El aire acondicionado solar da los mismos resultados que los aires convencionales, su función es refrigerar el inmueble en el que se sitúan. La diferencia es su fuente de energía y el proceso de cómo enfriar el aire.  

Tipos de aires acondicionados solares

Existen dos formas de hacer funcionar un aire acondicionado con energía solar. Una es el aire acondicionado solar híbrido y otro se basa en la absorción:

Aire acondicionado solar híbrido

Este aire acondicionado utiliza tecnología fotovoltaica unido a la corriente eléctrica. En las horas de sol se hace uso de la energía solar para recargar las baterías, mientras que cuando no la hay se usaría la red eléctrica para no “quedarse tirado”. De esta forma, se ahorra en consumo eléctrico en las horas de sol. Además se puede almacenar hasta un 100% de esta energía gracias a las baterías.

Aire acondicionado solar por absorción

El sistema más utilizado es el de los paneles fotovoltaicos, pero también existe el aire acondicionado solar por absorción, que funciona a través de un líquido refrigerante. En este caso la energía solar se usa para la evaporación del líquido refrigerante que enfría el aire. Este sistema utiliza la energía solar térmica como fuente de energía. Su consumo es muchísimo menor pero también lo es su rendimiento.  Aún tiene que desarrollarse para que pueda ser rentable, ya que su precio es muy elevado para el rendimiento que proporciona. 

Tipos de placas solares para aire acondicionado

Las placas solares utilizadas para el aire acondicionado son las fotovoltaicas. La mayoría de placas solares están compuestas de silicio cristalino, se pueden dividir en tres tipos dependiendo del tipo de célula que los compone:

Paneles monocristalinos

Están formados por un único cristal de silicio. Son las de mayor eficiencia del mercado, tienen una vida útil de entre 25 a 50 años. Su principal pega es el elevado precio, ya que necesitan más silicio que las policristalinas. Son especialmente eficientes en situaciones de baja exposición al sol, como en días nublados, pero rinden menos con las altas temperaturas. Se distinguen por su color azul oscuro uniforme a diferencia de los policristalinos que tiene un color mucho más oscuro, casi negro. 

Paneles policristalinos

Los paneles policristalinos son más económicos pero menos eficientes. Su mayor ventaja respecto a los paneles monocristalinos es que su proceso de producción tiene un menor coste. En ellas el silicio se funde y se mete en moldes con los que se da forma a las células. Así se utiliza mucha menos cantidad de este producto y además se evitan pérdidas al producirlo. El inconveniente es que tienen mucha menos tolerancia al calor, por ello resultan menos eficientes que las monocristalinas. Además su instalación también requiere de un mayor espacio. 

Paneles de capa fina

Son paneles flexibles que se constituyen de varias capas de material fotovoltaico. Es la opción más barata de las tres. Las láminas finas son capaces de absorber de forma eficiente los fotones, aunque en menor medida que las células de silicio cristalino. 

Son menos costosos porque su fabricación es más sencilla, puesto que no se utiliza un silicio tan puro para las celdas fotovoltaicas.  A pesar de ser la opción más económica cabe destacar que su instalación es más cara porque su estructura es más compleja, aunque sigue siendo la opción con menor coste. Requieren una gran superficie para que su potencia pueda competir con los paneles monocristalinos. 

¿Cómo se lleva a cabo la instalación del aire acondicionado solar?

Para instalar un sistema de climatización solar, se debe contratar a una empresa especializada. Primero deberán realizar un estudio del sistema de climatización de la vivienda, para comprobar que nuestra instalación permite la conexión a las placas solares. Si no es así, será necesario modificarla con el coste que suponga. También hay que estudiar en qué zona del inmueble es más adecuado colocarlo, ya que deben estar en orientación sur preferiblemente, y si la estructura de la vivienda puede soportar el peso extra, así como el tamaño que ocupen todas las placas solares.

¿Qué precio tiene la instalación?

El coste de los paneles solares, las baterías y el inversor superan los 3.000 euros. Además hay que sumar el precio del aparato de aire acondicionado y si aún no lo tienes, su instalación correspondiente. En total, el precio ronda los 5.000 euros, aunque depende del tipo de inmueble en el que vaya a instalarse. 

Ventajas de las placas solares para aire acondicionado

Una de las ventajas principales de utilizar placas solares para el aire acondicionado es el factor medioambiental. Ya que utiliza energía renovable para funcionar que contribuye a combatir el cambio climático, reduciendo las emisiones contaminantes vertidas a la atmósfera. También por el ahorro energético que supone, solo se necesita el calor del sol para activar el funcionamiento del aire acondicionado. Además, la instalación solar no es invasiva, se adapta a cualquier espacio

¿Es rentable usar placas solares para aire acondicionado?

Las placas solares fotovoltaicas pueden hacerte ahorrar entre un 80 y un 90% de la energía consumida en el aire acondicionado. Sin embargo hay que tener en cuenta la inversión inicial que supone realizar la instalación de los paneles.

En definitiva, a pesar de las ventajas que ofrece, utilizar placas solares para el aire acondicionado no es tan rentable como parece. La gran inversión que supone realizar una instalación de estas características no compensa el ahorro de luz que nos proporciona.