¿Por qué apostar por empresas verdes?

Apostar por empresas verdes es apostar por el futuro. Los daños del cambio climático ya son una realidad que se irá agravando si no hacemos algo pronto, por ello debemos tomar conciencia y ser más respetuosos con el medio ambiente. En Gana Energía ponemos nuestro granito de arena con energía limpia de origen 100% renovable. Estamos en la era de la sostenibilidad y las empresas deben adaptar su modelo de negocio para cuidar el planeta. En este artículo te contamos por qué son importantes las empresas ecológicas o comúnmente llamadas, empresas verdes. :

¿Qué son las empresas verdes?

Cuando decimos que una empresa es verde, nos referimos a que realiza su actividad económica generando un impacto positivo para el medio ambiente y que promueve buenas prácticas sostenibles. En definitiva, las empresas eco-friendly contribuyen a cuidar el planeta. Formar parte de un negocio ecológico fomenta la aparición de este tipo de empresas con conciencia medioambiental contribuyendo al desarrollo sostenible.

New call-to-action

Prácticas sostenibles para empresas

Pero una empresa eco-friendly no solo es la que dedica su actividad empresarial a generar un impacto positivo en el medio ambiente, sino también aquella que lleva a cabo buenas prácticas de sostenibilidad en los pequeños detalles del día a día. Toma nota de cómo puedes contribuir a salvar el planeta en tu vida cotidiana:

No a los vasos de plástico

Uno de los problemas más perjudiciales es la contaminación por plástico, que ya ha hecho estragos en buena parte de los océanos. Recientemente publicamos un artículo sobre cómo reducir nuestro consumo de plástico. Un ejemplo es cambiar los vasos desechables por tazas o vasos de vidrio. Si cada empleado lleva esto a la práctica, habrá muchos menos residuos. 

Reducir las impresiones

Otro problema importante es el malgasto de papel. No hay que abusar de la impresora en el trabajo. Además de aprovechar las hojas por delante y por detrás. Reciclar papel también es una buena idea.

Ahorra agua

Realizar un consumo responsable de agua es otra de las prácticas imprescindibles a llevar a cabo, no solo en el hogar sino también en la oficina. El agua es uno de los recursos más preciados que tenemos, por eso es fundamental tomar conciencia de ello para no malgastarla. 

Ahorro energético

Evitar el consumo stand by, no abusar del aire acondicionado o la calefacción y apagar las luces de aquellas habitaciones que no estemos ocupando son ejemplos de técnicas para ahorrar energía. No solo ayudarás al planeta sino también a tu bolsillo. 

Reciclar

Esta práctica es imprescindible en todos los ámbitos de la vida, ya sea en el trabajo o en tu vivienda, debes separar correctamente la basura y también reutilizar todos los materiales que sean posibles. 

¿Cómo funcionan las empresas verdes?

¿Has oído hablar de la economía circular? Si no es así presta atención, porque es uno de los nuevos conceptos de moda para hablar de la sostenibilidad. Las empresas verdes deben usar este tipo de economía, que se refiere a la producción de bienes y servicios que reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía. Cualquier proceso de producción supone un coste ambiental, ya que implica el consumo de recursos naturales. Con el modelo actual, estamos agotando ciertos elementos de la naturaleza, por eso la economía circular propone un nuevo método para optimizar los materiales y residuos, dándoles una segunda vida útil. De este modo, el producto es diseñado para ser reutilizado y reciclado. Además de generar empleo con la llamada economía verde.

Bases de la economía circular

Para entender mejor en qué consiste la economía circular vemos sus diez principios básicos:

Convertir el residuo en recurso: es la característica principal. Los materiales biodegradables vuelven a la naturaleza y los que no lo son se deben reutilizar paras reducir residuos. 

Segundo uso: consiste en volver a introducir en el circuito económico aquellos productos que ya no sirven para su utilidad inicial.

Reutilizar: volver a usar los productos que todavía pueden funcionar. 

Reparar: arreglar los productos estropeados para darles una segunda vida útil. 

Reciclar: aprovechar los materiales que se encuentran en los residuos. 

Valorización energética: aprovechar la energía de los residuos que no se pueden reciclar.

Economía de la funcionalidad: la economía circular pretende reducir la venta de productos para poner en marcha un sistema de alquiler de bienes. Así, cuando el producto termina su vida útil, vuelve a la empresa para reutilizar las piezas que aún funcionen.

Energía de fuentes renovables: eliminar los combustibles fósiles para producir el producto, reutilizar y reciclar. 

La eco-concepción: tiene en cuenta los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto y los integra desde su creación. 

La ecología industrial y territorial: establece una forma de organización industrial en el mismo territorio, caracterizado por una gestión optimizada de los recursos y de los flujos de materiales, energía y servicios.

¿Qué son los objetivos de desarrollo sostenible?

Uno de los mayores logros en sostenibilidad ha sido la aprobación de la Agenda 2030 y con ello de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Sabes lo que son? Los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) son un conjunto de medidas para proteger el planeta y poner fin a la pobreza. El objetivo es combatir el cambio climático y la desigualdad económica contribuyendo a la innovación, al consumo sostenible, la justicia y en general al bienestar de la población. Los ODS se pusieron en marcha en 2016 por el programa de las naciones unidas para el desarrollo (PNUD). Este programa apoya a los gobiernos para que integren los ODS en sus políticas nacionales de desarrollo. Pero la realidad es que solo el 22% de las empresas españolas han establecido compromisos medibles para proteger el medio ambiente, por eso es urgente colaborar para conseguir un cambio real y tangible. 

Únete a las empresas verdes

Según las Naciones Unidas, el cambio climático provocado por el ser humano es nuestro mayor desafío actual. Pero, ¿cómo hemos llegado a esto? La causa principal es que llevamos años utilizando energías no renovables para el consumo y para la producción de bienes y servicios. Así, estamos emitiendo grandes dosis de gases contaminantes a la atmósfera. Además de tener consecuencias negativas para la salud, ocasiona graves daños en el medio ambiente:

  • Subida de las temperaturas.
  • Deshielo en los cascos polares.
  • Basura en el mar que envenena a los peces.
  • Terremotos, tsunamis, y más desastres naturales.

Por todas estas razones, en el ámbito empresarial cada vez hay más empresa verdes, ya que se está extendiendo la conciencia medioambiental. Aplicar políticas respetuosas con el planeta aumenta la eficiencia de los negocios, mejora la imagen de marca y conecta con el público que cada vez está más implicado con el medio ambiente. 

Cambio de mentalidad

El cambio de mentalidad en el mundo de los negocios es ya un hecho, así cada vez se evita más apostar por empresas poco respetuosas con el medio ambiente para hacerlo por compañías verdes. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU son un factor muy importante en este sentido, ya que han impulsado a la sostenibilidad para hacerla tangible. En Gana Energía ayudamos al medio ambiente con nuestra energía verde, somos un startup concienciada con el planeta y trabajamos día a día para mejorar y seguir creciendo. ¿Qué piensas de las empresas verdes? ¿te unes?