Adiós a las bombillas halógenas: el LED crece como la espuma