Llámanos gratis al:  900 53 56 89

Bitcoin, ayudando a impulsar la energía renovable

Hablemos de bitcoin.

Si venís leyéndonos de un tiempo a esta parte, veréis que en toda una serie de artículos estamos poniendo el foco sobre la tecnología blockchain.

En la tecnología y en su potencial uso con las energías renovables.

Algo qué nosotros ya estamos trabajando en todo lo referente al vehículo eléctrico y sus necesidades de recarga.

¿Y Bitcoin?

Esa es una pregunta que nos hacen a menudo, ya que la relación entre la popular criptomoneda y blockchain, además de real, es también muy conocida por los usuarios, aunque no siempre con demasiado acierto.

Dentro de una de esas relaciones y comentarios, a menudo surge el reproche de que Bitcoin consume tanta energía como…

Si bien es cierto que los movimientos de la criptomoneda y la minería de la misma consumen una gran cantidad de energía eléctrica (tanto como para alimentar a un millón de hogares en España)…

No deja tampoco de ser cierto que no podíamos esperar menos: con cada gran avance y desarrollo tecnológico llega un nuevo desafío.

El carbón lo fue en la Revolución Industrial, la gasolina en buena parte del siglo XX…

Y ahora lo es la electricidad con Internet y todo su inabarcable ecosistema, incluido Blockchain y las criptomonedas como Bitcoin.

Se necesita electricidad para mantener la red, almacenar los datos y procesar las transacciones.

¿Es esto un problema?

No, en absoluto.

Lo es el origen de esa electricidad.

De tal manera que la supuesta amenaza (el consumo) puede convertirse en una oportunidad.

Siempre qué la fuente de esa energía sean las renovables.

Una experiencia que ya se emplea en Islandia, con sus grandes centros de datos “refrigerados” por el clima local y el empleo de fuentes renovables.

Algo qué podemos ver en proyectos como el malagueño CryptoSolarTech.

La revolución verde de Bitcoin

El objetivo, lógico, de cualquier minero de BTC es sacar el máximo rendimiento a su trabajo.

Y a menor coste de la energía, mayor es el rendimiento que sacan a sus actividades.

Este es el principal motivo por el cual muchas de las iniciativas Blockchain se mudan a países como la citada Islandia.

Pero también algunos estados USA o toda una potencia en este ámbito como es Canadá.

Estamos ante una relación, unas nunca mejor dicho sinergias, entre diferentes agentes (startups, productores de energías renovables, instituciones) en la que todas las partes salen ganando.

Y por encima de todos nosotros y el medio ambiente de nuestro planeta.

Esta relación mutua y beneficiosa no termina aquí: y se extiende por diferentes áreas.

Y a su alrededor surgen numerosas iniciativas que exprimen las posibilidades entre ambos ámbitos.

Un ejemplo perfecto sería la colaboración entre las compañías PRTI y Standard American Mining.

Desde el pasado año han lanzado un proyecto en el cuál emplean el reciclaje de residuos para la minería de BTC.

Este proyecto crea un nuevo círculo de transformación energética que mejora nuestras condiciones de vida.

Y esto es sólo un ejemplo de lo que está por llegar…

Consultad aquí sí tenéis dudas sobre Gana Energía y la comercialización de luz.

Iván L. Gimeno, CMO de Gana Energía, es consultor especialista en transformación digital y energías renovables.