Llámanos gratis al:  900 53 56 89

Energía activa, energía reactiva y energía aparente

Quizá os ha llegado reflejado en alguna factura (sobre todo si tienes más de 15kW de potencia contratada) o si habéis estado trasteando el contador habéis visto algo que no se mide en kWh ni en kW, sino en kVArh. Pues si no sabéis lo que es, os lo vamos a explicar.

¿Qué es la energía activa?

La energía activa se mide en kWh, y es la que todo usuario grande y pequeño está acostumbrado a ver en su factura. Es el resultado de transformar la energía eléctrica en trabajo mecánico y/o calor (una lavadora, la resistencia de un calefactor…) Es la que se conoce como “energía útil“.

¿Qué es la energía reactiva

Esta energía se mide en kVArh. Hay muchos aparatos que para funcionar necesitan que se formen campos magnéticos, como por ejemplo los bobinados de motores instalados en los ordenadores. Estos aparatos absorben energía de la red, crean campos magnéticos y la devuelven mientras éstos desaparecen. Esto provoca un consumo no aprovechable de energía, convirtiéndola en energía “no útil”. Puede provocar sobrecarga en las líneas, transformadores y generadores y generar sobrecargos en la factura.

¿Qué es la energía aparente?

La energía aparente es la energía total de una instalación eléctrica, es decir, la suma de las dos anteriores: Energía activa + energía reactiva y se mide en kVA.

Os adjuntamos una imagen que despejará vuestras dudas (si es que todavía las tenéis)

Energía reactiva 2

En futuros posts hablaremos de cómo calcular el consumo de energía reactiva, así como de cómo evitarla.