¿Cómo pugar un radiador correctamente?

5/5 - (2 votos)

¿Quieres saber cómo purgar el radiador? si en alguna ocasión has notado que tus radiadores no calientan lo suficiente, puede que en el sistema de calefacción con radiadores se haya acumulado aire.

En Gana Energía queremos que en los meses de más frío tengas tu calefacción en condiciones ahorrando al máximo en la factura eléctrica. Por esta razón, en el siguiente artículo te vamos a explicar cómo purgar un radiador.

¡Empezamos!

Importancia de purgar los radiadores

Purgar el radiador de casa consiste en eliminar el aire acumulado en el circuito de los radiadores. Este es un proceso que normalmente no se tiene en cuenta, pero que es conveniente realizarlo. porque:

  • Mejora el rendimiento energético de la instalación de calefacción, pudiendo ahorrar más en tu factura.
  • Elimina ruidos como gorgoteos provocados por las burbujas de aire acumuladas.
  • Se consigue calentar el hogar a la temperatura ideal más rápido y utilizando menos energía.

En definitiva, un sistema de calefacción eficiente evitará que derroches energía, permitiendo que ahorres más en tu factura.

cómo purgar el radiador

¿Cuándo purgar el radiador?

Los meses más fríos en España vienen a partir de los meses de noviembre y diciembre, donde se utiliza más la calefacción. Por esta razón, los meses óptimos para purgar los radidadores son los meses de septiembre y octubre.

Durante estos meses, es importante tener los radiadores listos para que puedan calentar bien evitando el derroche de dinero y energía, así podrás ahorrar en la factura eléctrica.

Pasos para purgar el radiador

Una vez visto la importancia de pugar los radiadores y de cuándo debes hacerlo, ahora te explicaremos los pasos que debes seguir para pugar un radiador:

  1. Comprueba si tus radiadores necesitan ser purgados: para comprobarlo, debes encender la calefacción, pasar la mano por la parte superior del radiador y, si está más fría que la parte inferior, significa que tiene aire y debe ser purgado.
  2. Apaga la caldera y ten los radiadores fríos: para purgarlos, debes empezar por el radiador más cercano a la caldera y continuar por los demás, siguiendo el flujo natural del agua.
  3. Abre y cierra la llave de la válvula con un destornillador: cuando abres la llave de la válvula empieza a salir aire (en ocasiones con mal olor) junto con algo de agua. Cuando el chorro de agua fluya de manera uniforme, significa que el aire ha desaparecido y se puede proceder a cerrar la llave. Es importante que utilices un recipiente como un vaso para que el agua no caiga al suelo.
  4. Revisa la presión de la caldera: cuando termines de purgar un radiador, debes revisar la presión de la caldera para asegurarte que se encuentre entre 1 y 1,5 bares, y así poder seguir con el siguiente. Esto se hace porque al purgar un radiador suele bajar el nivel de presión.

En el caso de que tu radiador tenga una válvula automática con sistema de autopurgado, expulsarán aire de forma automática. En el caso de que no funcionen correctamente, en este caso es necesario que consultes a un profesional para mayor seguridad.

Esperamos que este artículo te haya resultado útil. Si quieres resolver alguna duda más, puedes contactar con nosotros y visitar nuestro blog, donde encontrarás muchos artículos de utilidad.

Recuerda que en Gana Energía tienes a tu disposición a nuestros agentes energéticos para ayudarte a elegir las mejores tarifas de luz y gas para ti para ahorrar en tu factura a través de nuestro número de información y contratación (900 293 264) y en el de atención al cliente (900 535 689).

 

Deja un comentario