Consejos para ahorrar dinero con la calefacción

Ahora que va llegando la época de frío a España, somos muchos los que empezamos a encender la calefacción en nuestras casas. Hacer un uso adecuado de la misma y seguir ciertas pautas nos puede permitir ahorrar mucho dinero en calefacción a final de mes. Aquí os mostramos algunos consejos y trucos que hemos recopilado para lograr gastar menos:

New call-to-action

Aisla tu vivienda

El primer truco que encontramos es el de aislar en cierta medida nuestro hogar. Hay que controlar posibles fugas de aire en aberturas de ventanas o puertas. Aunque parezcan mínimas, por ahí se escapa parte del calor y por tanto nuestra calefacción tiene que trabajar más gastando más energía. Sellar con silicona pequeñas grietas nos puede ayudar a ahorrar un dinero. Además, aconsejamos mantener todas las puertas y ventanas cerradas y abrirlas el mínimo tiempo posible cuando tengamos que salir, aunque parezca de lógica es algo a lo que debemos prestar atención.

Usar cortinas y alfombras

También el hecho de poner cortinas y alfombras puede ayudarnos a reducir costes en nuestra factura de luz. El frío y el calor se transmite mediante las ventanas y el suelo. Por ello, utilizar en invierno cortinas en las ventanas puede ayudarnos a evitar que se escape el calor o que entre el frío. Lo mismo ocurre con las alfombras: eliminar puntos fríos del suelo utilizando alfombras puede hacernos ahorrar hasta un 25% en la factura.

No abuses de la calefacción

Otro consejo para ahorrar dinero con la calefacción es evitar encenderla cuando no estamos. Mucha gente la programa para que se conecte con la casa vacía y al llegar encontrarse la casa ya caliente. Este hecho puede bastar con hacerlo 20 minutos antes de llegar al hogar, no es necesario más.

La temperatura a la que ponemos la calefacción es un punto muy importante para ahorrar o gastar más de la cuenta. Lo ideal es que en invierno tengamos la casa a unos 19-21ºC. Más de esa temperatura supone un incremento notable del consumo. No hay porqué estar en manga corta en casa en pleno mes de enero. Cada grado puede suponer un 7% más de consumo.

Purga los radiadores

Antes de que llegue el invierno, purga los radiadores. Si puedes, lo ideal es limpiarlos de forma periódica, ya que la suciedad acumulada provoca que tarde más en calentarse con el mismo consumo.

Revisa tu caldera antes del invierno

Si tienes caldera, ten en cuenta que debes hacerle también un mantenimiento periódico. Esto es clave para su buen funcionamiento y que te dure lo máximo posible.

Mantén una temperatura de confort

Además, también es muy recomendable mantener la temperatura constante. El hecho de estar bajando y subiendo la temperatura hace que se produzcan picos importantes de consumo. Con un termostato te resultará más fácil mantener una temperatura óptima durante todo el día y ahorrarás entre un 8 y un 13% en tu consumo.

¿Tu caldera es de bajo consumo?

Si todavía tienes una caldera de las antiguas es momento de plantearte cambiarla. Con una nueva y eficiente puedes ahorrar mucho dinero en tu factura de luz. Un truco: fíjate en la etiqueta de eficiencia energética cuando vayas a comprar una nueva.

Coloca tu sistema de calefacción en el lugar adecuado

Son más eficientes si ubicamos los radiadores debajo de las ventanas y, si es posible, que coincidan en la longitud. Además, es recomendable colocar un material reflectante detrás del radiador para aprovechar el calor y que éste se disperse por toda la sala.

No cubras tus sistemas de calefacción

Mucha gente cubre sus radiadores con ropa para secarla más rápidamente. Sin embargo, esto hace que el radiador o estufa no pueda calentar el aire de la casa y como consecuencia trabaje más y consuma mayor cantidad de energía.

Bajar las persianas cuando sea de noche

Bajar las persianas por la noche ayuda a mantener el calor acumulado de la vivienda. Una vez sale el sol por la mañana se vuelven a subir y listo. Además, para airear la vivienda basta con 10 minutos.

No calentar habitaciones vacías

Cerrar la calefacción en habitaciones que no utilizamos es otro método muy bueno para ahorrar dinero en la factura. Evita derrochar en consumo cerrando la llave de los radiadores de las habitaciones que estén vacías, así disminuirá tu gasto energético.

Apagar la calefacción por la noche

No tengas puesta la calefacción mientras duermes, ya que es innecesaria. Puedes programarla en todo caso para que se encienda un poco antes de levantarte.

¡Cambia hábitos!

Intenta no recurrir a la calefacción cada vez que tengas un poco de frío. Es posible que en muchas ocasiones sea suficiente con abrigarnos un poquito, echarnos una manta o tomar algo caliente. ¿Sabes más consejos para ahorrar en calefacción?  ¡Compártelo con nosotros!