Ajustar la potencia contratada para un mayor ahorro

 

En función de los aparatos eléctricos y electrodomésticos que tenemos en nuestro hogar, necesitaremos tener contratada una potencia determinada. Cuantos más aparatos tengamos y mayor sea el consumo de energía de éstos, mayor será la potencia a contratar, puesto que ésta tendrá que cubrir la máxima potencia que podamos consumir simultáneamente. Dado que éste término de potencia, conocido como término fijo, se tiene que pagar siempre (utilicemos electricidad o no y estemos en casa o de vacaciones), así como a que es un concepto cuyo coste se ha disparado en los últimos años, es realmente importante y necesario ajustar nuestra potencia contratada para optimizar el coste de nuestra factura de luz y obtener grandes ahorros respecto a lo que actualmente estamos pagando.

Los valores de potencia contratada se encuentran normalizados por lo que tenemos que tener en cuenta cuáles son los distintos escalones de potencia admisibles. En la siguiente tabla se indican, para distintos calibres del ICP, según nuestra instalación sea monofásica (la práctica totalidad de todas las viviendas en zonas urbanas) o trifásica:

 

 

Existe un cierto temor para ajustar la potencia contratada y encontrarse con situaciones en las que el ICP salte, lo que puede ocasionar no solo una pequeña molestia, sino una muy ligera probabilidad de avería de alguno de los aparatos que tengamos conectados, particularmente de los electrónicos, como un ordenador personal. Adicionalmente, según la normativa vigente, el distribuidor de la zona puede negarse a realizar más de un cambio de potencia y/o tarifa en nuestra vivienda en menos de 12 meses respecto a una modificación anterior y, aunque verdaderamente las compañías distribuidoras no están rechazando los cambios por este motivo, podríamos vernos en una situación problemática en caso de tener que aumentar la potencia en los meses siguientes a una reducción excesiva. Amén del coste que supone una subida de potencia (cada escalón puede oscilar entre 62,52€ y 112,52€). Bajar la potencia, así como activar la discriminación horaria, supone siempre un coste inferior (entre 10,94€ y 20,94€) independientemente del número de escalones que bajamos.

 

¿Cómo calcular la potencia necesaria para nuestro hogar?

 

Para calcular qué potencia contratada deberíamos tener según nuestras necesidades, existen varios métodos, de mayor a menor exactitud, pasando por algunos un tanto rudimentarios:

1. Contratar a un instalador electricista de confianza.

2. Realizar un cálculo exacto en función de los aparatos eléctricos y electrodomésticos que haya en nuestra vivienda, conocida la potencia nominal de cada uno de ellos, su factor de carga (es decir, cuál es la potencia que realmente alcanzan en los ciclos de trabajo a los que los sometemos) y el factor de simultaneidad (cuántos conectamos al mismo tiempo). Para ello tendremos que tener muy clara la información que nos proporciona cada fabricante, o disponer de un medidor de potencia, y cuáles son nuestros hábitos de consumo.

3. Sumar la potencia de todos los electrodomésticos o consumos de mayor potencia (lavadora, lavavajillas, horno, vitro, calefacción, aire acondicionado) añadir un margen de 1 kW para iluminación y pequeños electrodomésticos y dividir entre 3, ya que no todos los aparatos funcionarán a la vez y siempre que el valor resultante sea mayor al electrodoméstico o aparato con la máxima potencia, eligiendo el escalón de potencia inmediatamente superior al resultado obtenido.

4. Prueba y error, conectando todos los aparatos y electrodomésticos de nuestra vivienda y teniendo cuidado de no enchufar aquellos con una mayor electrónica (ordenadores, videoconsolas) porque su consumo es ridículo y son más sensibles ante un corte repentino. Si el ICP no salta es que claramente tenemos una exageración de potencia contratada. En caso de que ya salte en un primer momento probamos a conectar solo los que podríamos llegar a utilizar de forma simultánea en el momento de mayor demanda de nuestra vivienda. Si en este caso el ICP no desconecta la instalación es que podremos bajar, cuanto menos, un escalón de la potencia contratada. Para ajustar de forma más exacta, podemos probar a enchufar a plena potencia, de forma adicional, un secador de pelo y si el ICP sigue sin saltar, seguramente podamos reducir dos escalones la potencia contratada.

 

Si todavía tiene dudas de qué potencia es la que le conviene, aquí ponemos varios ejemplos con los que puede identificarse:

 

2,3 kW: Estudio para 1-2 personas, sin climatización o calefacción con gas y pequeños electrodomésticos. Con esta potencia tendremos derecho a acogernos al bono social.

3,45 kW: Apartamento pequeño para 1-2 personas, sin climatización y con los electrodomésticos habituales (nevera, lavadora). O con climatización, pero con calefacción con gas y ajustando la demanda simultánea de electricidad.

4,6 kW: Apartamento medio para 3-4 personas, con climatización en algunas estancias y los electrodomésticos habituales. O el apartamento pequeño anterior con climatización y calefacción eléctrica.

5,75 kW: Apartamento medio para una familia de 5 personas, con climatización y una elevada cantidad de electrodomésticos (horno, lavavajillas). O el apartamento medio anterior con climatización completa y más electrodomésticos.

6,9 kW: Apartamento grande, para una familia de 5 ó más personas, totalmente equipado.

De 8,05 kW en adelante: Para viviendas muy grandes, con domótica, chalets, etc.

*Esta información no deja de ser una recomendación y no tiene el objeto de ser vinculante ni infalible para todos los casos y situaciones.

 

¿Cuánto ahorraré?

 

El coste de cada kilovatio contratado (impuestos incluidos) para una tarifa 2.0 (hasta 10kw contratados) supera, como mínimo, los 48 € al año y dicho coste será ligeramente superior en caso de que tengamos contratado el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor o PVPC, ya que el comercializador de referencia nos cobrará unos 5€ adicionales.

 

 



¿Quieres conocernos? Te llamamos

¿Quieres conocernos? Te llamamos

 

 

Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que se realiza de nuestra Web con la finalidad de mejorar nuestros servicios y contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar su configuración. Ver Política de cookies