Llámanos gratis al:  900 53 56 89

Las claves para elegir aire acondicionado

Ya está aquí la ola de calor y es fundamental contar con un buen aire acondicionado para combatir las altas temperaturas. Hay que tener en cuenta una serie de factores a la hora de escoger uno: desde su nivel de eficiencia energética hasta el lugar adecuado donde ubicarlo.

New call-to-action

Tipos de aires acondicionados

Existen distintos modelos de aires acondicionados en función de las necesidades que tengamos. Veamos uno por uno: 

El modelo split o fijo

Es el más habitual y el más recomendable si no tienes una preinstalación de conductos de climatización, ya que consta de una unidad de refrigeración interior y otra exterior que se coloca en la fachada. Es el que ahorra mayor cantidad de energía, espacio y el más silencioso. En función de la potencia que tengas contratada podrás enfriar una o varias estancias, lo ideal es tener uno en cada habitación.

Aire acondicionado portatil 

Existen otras alternativas que no requieren instalación como los aires acondicionados portátiles. En caso de que tengamos dificultades para hacernos con uno fijo, por ejemplo porque la vivienda sea alquilada o porque no podamos colocarlo en la fachada, está es la mejor opción. Se trata de un aparato que se coloca en el suelo con una manguera para expulsar el aire, perfectos para enfriar espacios no muy grandes. Sin embargo, pueden resultar algo ruidosos. 

Aire acondicionado de ventana

Este tipo de aparatos se colocan en la ventana o en una pared exterior, de forma que queda la mitad del equipo por la parte de fuera y la otra por dentro. Son equipos más antiguos que ya no se ven tanto pero siguen siendo útiles, dependiendo de las necesidades que se tengan. Pueden resultar más antiestéticos y algo ruidosos.

Modelo cassette

Este sistema de climatización necesita un falso techo para su instalación. Resultan más estéticos que los aires de ventana o los portátiles, ya que apenas se ven y son ideales en techos altos. A diferencia de los anteriores, estos aparatos garantizan el reparto uniforme del aire por cuatro lados, se utilizan generalmente para climatizar oficinas o locales comerciales.

Aire acondicionado central

Este tipo de aire necesita una instalación de conductos y también suele utilizarse en grandes espacios como oficinas o locales. Permite climatizar varias estancias a la vez y se regula con un termostato inteligente.

Eficiencia energética

Una vez que tenemos claro los tipos de aire acondicionado que podemos elegir en función de nuestras necesidades, debemos fijarnos en la etiqueta de eficiencia energética del aparato. Si elegimos uno con bomba de calor (aire frío en verano y caliente en invierno) hay que tener en cuenta la eficiencia energética en ambos casos. 

  • ¿Qué es SEER?: significa la capacidad de refrigeración del aparato. Indica el ratio de eficiencia en modo frío.
  • ¿ Qué es SCOP?: es la eficiencia energética en modo calefacción. En este caso la etiqueta indica las diferentes valoraciones de eficiencia energética al usarlo para que emita calor. 
  • Nivel sonoro: indica el ruido del aparato en el interior de la vivienda o en el exterior (para los modelos con módulos separados).

La calificación de eficiencia energética repercute directamente en el precio final de la factura de la luz, por eso es crucial elegir un electrodoméstico de clase A para conseguir ahorrar.

Potencia del aire acondicionado 

El aire acondicionado tiene que tener la potencia suficiente para absorber el calor de la habitación. Lo importante es elegir la potencia adecuada a tus necesidades de climatización. Que te hagas con un aparato más potente no significa que el gasto en consumo vaya a ser mayor, sino que llegará antes a la temperatura deseada. La potencia viene condicionada por los metros cuadrados de la habitación. Por ejemplo, en una estancia de 30 metros cuadrados necesitaremos un aire de 3000 o 4000 frigorías, es decir 3,48W/h o 4,65W/h. 

¿Potencia térmica o eléctrica?

La potencia térmica es la capacidad de refrigeración o calefacción del aparato y la potencia eléctrica mide el consumo eléctrico que produce. La potencia eléctrica se expresa en kilowatios (kW) y la potencia térmica en kilocalorías o kc. En el caso de los sistemas de refrigeración se mide en frigorías. 

Frigorías del aire acondicionado

Las frigorías miden la absorción del calor, es decir, la capacidad que tiene el aparato para enfriar el aire. Es la unidad de medida de los sistemas de climatización y sirve para expresar la potencia, normalmente en frigorías/hora. También se puede medir en watios o BTU.

¿Cuántas frigorías necesito?

Como dato para orientarnos, se estima que para enfriar un habitación se necesitan 100 frigorías por metro cuadrado. Sin embargo, esto es solo una cifra aproximada ya que depende de las características de la habitación. Hay que tener en cuenta si está bien aislada, los metros cuadrados que tiene, la altura, si es muy soleada, número de personas que están dentro habitualmente, etc. De todas formas, existen trucos para mejorar nuestra eficiencia energética y no necesitar tantas frigorías para enfriar nuestro hogar.

Tecnología inverter

En muchos casos, los sistemas de climatización funcionan a la máxima potencia hasta alcanzar la temperatura deseada y una vez conseguida se detienen. Pero existen otros que trabajan de forma mucho más eficiente con la tecnología inverter. Funcionan regulando el compresor para que tenga una velocidad constante, de forma que disminuye la velocidad hasta el mínimo necesario para mantener la temperatura de confort. Impedir que se apague y encienda continuamente supone un gran ahorro energético y por tanto económico. Además, el equipo sufrirá menor desgaste teniendo una mayor vida útil.

Filtros del aire acondicionado

Los filtros mejoran la calidad del aire y son el mejor aliado para aquellas personas que padezcan alergias o asma. Se deben limpiar periódicamente para evitar que se llenen de polvo y se estropeen. Con los filtros se crea un ambiente agradable de aire limpio, evitando la aparición de malos olores. Además, mejorar la calidad del aire es beneficioso para la salud, puesto que el aire de mala calidad es una fuente de transmisión de enfermedades. 

Tener la tarifa adecuada

Tan importante es comprar un buen aparato de aire acondicionado como tener la mejor tarifa eléctrica para nosotros. En Gana Energía contamos con una amplia variedad de tarifas baratas para que la factura de la luz no se te dispare este verano.

¿Tienes más dudas sobre cómo elegir el aire acondicionado adecuado? No dudes en contactar con nosotros. ¡Te esperamos!