Cómo ahorrar luz en verano

Con el verano llegan las altas temperaturas que nos hacen utilizar el aire acondicionado y otros sistemas de refrigeración para hacer más llevaderos estos meses calurosos. Desde Gana Energía te damos nuestros consejos para ahorrar luz y así evitar que se disparen tus gastos:

New call-to-action  

Ventiladores de techo

Sabemos que muchas veces es inevitable hacer uso del aire acondicionado, sin embargo existen alternativas para refrescar tu vivienda sin que te salga por un ojo de la cara. Instalar ventiladores de techo es una buena opción para reducir gastos. Un ventilador consume un 90% menos de energía que el aire acondicionado.

Crea corrientes de aire 

Otra alternativa es crear corrientes artificiales de aire. ¿Cómo? Muy fácil, si te decantas por el uso de ventiladores puedes colocarlos de pie en ventanas enfrentadas. De esta manera, se genera un túnel de viento que empuja el aire caliente al exterior. 

Luz natural

En verano se incrementan las temperaturas, pero también los días son más largos y podemos disfrutar de más horas de luz natural. Intenta reducir el consumo de iluminación artificial y verás como lo notas en tu factura a final de mes.

Baja las persianas

Un truco muy fácil y efectivo es bajar las cortinas y persianas, para evitar que se sobrecaliente la casa en las horas con mayor exposición de sol. Si así no es suficiente te recomendamos instalar un toldo para controlar la temperatura.  

Aisla tu vivienda 

Una vivienda bien aislada tiene un ahorro asegurado durante todo el año. Si aislas las paredes y el techo puedes reducir más de un 30% en tu factura de la luz. También es crucial aislar las ventanas, por lo que un doble acristalamiento será un buen aliado. Además, te recomendamos el uso de burletes para aislar las puertas, son tiras flexibles aislantes económicas y que puedes instalar tú mismo. Y no te olvides del suelo, otra fuente de pérdida de energía, especialmente aquellos en contacto con el exterior o en sitios sin calefacción, como garajes o almacenes.

Ventila en las horas más frescas

Es fundamental ventilar la vivienda todos los días para regular la temperatura y además evitar los malos olores que se pueden generar. Aprovecha las primeras horas de la mañana y por las noches cuando baja la temperatura para refrescar la casa y conseguir retrasar el momento de encender los sistemas de refrigeración.

Evita las emisiones de calor

Otro de los consejos para ahorrar luz y refrescar el hogar es apagando los aparatos que no estemos utilizando. Si la televisión, el ordenador u otros aparatos permanecen mucho tiempo encendidos pueden calentarse, elevando la temperatura de la habitación en la que se encuentre. Es importante reducir su uso y llevar cuidado de apagarlos al terminar de utilizarlos para evitar el consumo stand by de los electrodomésticos.

Ubicación del aire acondicionado

Es importante el lugar en el que coloques el aire acondicionado para optimizar su rendimiento. Se debe ubicar en zonas de sombra y bien ventiladas, donde no dé el calor de forma directa. Si el aparato de aire se calienta, gastará más energía para enfriarse y el gasto subirá notablemente.También evita cubrirlos con ropa o muebles porque dificultan la salida del aire y no conseguirás refrescar la vivienda. 

Controla la temperatura

Tan importante es reducir el uso del aire acondicionado cómo hacer un uso inteligente de él cuando se utiliza. Poner el aire a una temperatura adecuada es clave para ahorrar luz, no es necesario ponerlo a 19º. Según los expertos se recomienda ponerlo como máximo a 26º y la calefacción a 21º. Ten en cuenta que por cada grado que bajes la temperatura estarás aumentando tu consumo un 8%.

Limpia los filtros del aire

Además de colocar el aire acondicionado en el lugar adecuado y hacer un buen uso del mismo, se debe revisar los filtros con cierta asiduidad. Estos aparatos con el tiempo se llenan de suciedad y se obstruyen los conductos por lo que sale el aire. Si los limpiamos cada cierto tiempo evitaremos posibles averías y optimizaremos su rendimiento.

Eficiencia energética

¿Entiendes lo que es la eficiencia energética? Ahorrar luz no solo consiste en utilizar menos tiempo los aparatos eléctricos sino en hacernos con aquellos que tengan una buena calificación de eficiencia energética. Lo ideal es que sean de clase  A+++, A++ o A+. Estos son los de mayor eficiencia, consumen menos de la mitad de energía que los aparatos con menor calificación, y por ello obtendrás un ahorro importante en tu factura de la luz. 

Bombillas LED

Las bombillas con tecnología LED son un ejemplo de eficiencia energética, ya que consumen un 80% menos de energía. En principio son más caras que las bombillas tradicionales pero son una inversión que supone un gran ahorro a largo plazo. Además, son más respetuosas con el medio ambiente al consumir menos energía y también son mejores para la salud al no generar luz ultravioleta ni infrarroja.

Rodéate de plantas

Aprovecha la naturaleza para refrescar tu vivienda por medio de plantas. Colocar macetas en las ventanas es un truco genial, ya que absorben los rayos de sol y te ayudará a reducir la temperatura sin que te des ni cuenta. Además si tienes terraza o jardín este es un espacio ideal para decorar con vegetación.

Mantente fresco

Tan importante es refrescar la vivienda como mantenernos frescos nosotros de forma natural. ¿Cómo? Muy fácil, si utilizamos ropa con tejidos frescos y colores claros que absorben menos el sol notaremos la diferencia. Además, es fundamental mantenernos hidratados y comer alimentos fríos, como ensaladas o gazpachos para bajar la temperatura corporal de manera sana y natural.

Elige la mejor tarifa para tí

Para ahorrar luz en verano y en cualquier época del año lo principal es elegir la tarifa que mejor se adapte a tus necesidades. Lo primero es conocer tu consumo eléctrico para saber qué potencia eléctrica contratar. En Gana Energía a través de nuestra calculadora del ahorro te ayudamos a elegir la tarifa adecuada para que no despilfarres ni un euro en tu factura de la luz. ¿A qué esperar para empezar a ahorrar?